A la compañera Marichuy

6 de diciembre del 2017

 

A la compañera Marichuy, vocera del CIG

A las concejalas y concejales del Concejo Indígena de Gobierno +

Al Congreso Nacional Indígena

Antes de que las palabras comiencen a desentrañar su “misterio”, reciban un cordial y fraterno saludo de parte de la colectividad que somos y que llamamos Hormiguerozero, desde este horizonte enmarcado en las periferias que son centro en Nicolás Romero, Estado de México.

Pues bien, en estas geografías que parecen abrirse a los abismos y a las nostalgias, en estas ciudades invisibles y perdidas, donde también imperan los cacicazgos y la industria de muerte y destrucción, los modos otros emergen con sigilo y tiento, pero con fuerza y persistencia.

Modos que desde sus dignos esfuerzos buscan nacer la autonomía en las entrañas urbanas. Desde estas latitudes, desde este vértigo, desde estos aciertos y errores, vemos y escuchamos la voz de ustedes, hermanos nuestros, pueblos dignos y valientes que sentencian con justa razón: Nunca más un México sin nosotros.

Desde acá vemos y escuchamos y abrazamos a la compañera Marichuy, vocera del Concejo Indígena de Gobierno, vocera de pueblos que en su actuar y en su diaria lucha dicen: ¡Basta! Abrimos nuestro corazón y nuestra mente a su palabra, a su andar y a este momento histórico que están dando como pueblos, como comunidades, como mujeres, como indígenas.

Nosotros vemos, sentimos y sabemos cómo la esencia de lo comunitario, de lo colectivo es aplastada por proyectos que abanderan el saqueo, la destrucción, la violencia y la ignorancia. Y ante ello decidimos comenzar un camino largo, para hacer y nacer otra realidad, la de hombres y mujeres, jóvenes, trabajadores, estudiantes, niñas, niños, padres, madres, abuelas, abuelos, que buscan los modos para encontrar la justicia verdadera, la libertad para ser y actuar un mundo digno, un mundo que reconozca las diferencias no como un problema sino como una fortaleza. Por ello vemos la propuesta del CNI, la palabra de las concejalas y concejales, la voz y los pasos de Marichuy como un camino que hay que fortalecer, agigantar.

Se junten o no las firmas sepan ustedes que estamos ya en la vereda, y no abrazamos la derrota pesimista. Pues como dijo el compañero Luis Villoro:

“La verdadera liberación del indio es reconocerlo como sujeto, en cuyas manos está su propia suerte; sujeto capaz de juzgarnos a nosotros según sus propios valores, como nosotros los hemos siempre juzgado; sujeto capaz de ejercer su libertad sin restricciones, como nosotros exigimos ejercerla. Ser sujeto pleno es ser autónomo.”

Vamos por la organización y la autonomía.

Y no sólo para los compañeros hermanos indígenas sino para todo el pueblo mexicano.

Porque es en cada resquicio de este país hasta donde ha llegado la tormenta.

Caminamos y lo seguiremos haciendo, porque ha llegado el tiempo ya

Del florecer de nuestros pueblos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s